Agua bendita

Hoy me he despertado y me he encontrado con que este día ya no era el mismo, que era un día nuevo.
“Vaya gilipollez” pensaréis, quizás. Pero no. No lo es.
Cuantas veces me he despertado sintiendo que el día de hoy no era más que la continuidad del anterior, arrastrando los sentimientos como un buey del arado, empujando un amasijo de metal con palancas gigantes curvadas y clavándose en la tierra como si todavía tuviese que andar hurgando profundo en el pasado. Como si la única manera de avanzar fuera tirando de una cuerda atada a a mis espaldas. Como ir contra el viento atado a una cometa gigante en el cielo.

Hoy he dejado atrás el arado, la cuerda, la cometa. Hoy mis hombros han dejado de sentir el peso de la vida, mis manos han dejado de sostener mi pasado, y mi pecho ha dejado dejado de soportar la prisa por vivir.
Hoy he mirado a mi alrededor y todo era distinto;
Las hojas eran verdes. Las flores amarillas, eran amarillas. Las rosas, rosas, y las violetas violetas. Y yo…bueno.. . Los perros de mi casa venían a saludarme en busca de amor y cariño, trepaban a mi regazo. El viento era suave y los pájaros volaban en la lejanía del cielo azul, entre yo y la grisácea roca de Montserrat.
Hoy el agua era bendita, y brotaba de mis ojos como el sol brota del horizonte.
Hoy me sentía paciente como una hoja verde, radiante como una flor abierta, leal y fiel a mí mismo como un perro, libre como el hueco en que el viento que se arremolina bajo las alas de un pájaro, y firme como la vieja roca.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Hoy los pensamientos se han convertido en hechos, los sueños se han tornado en realidades y la búsqueda ha dado paso al hallazgo.

Hoy me he despertado y no he tenido buscar nada porque lo tenía todo.
Hoy vuestras manos sujetaban las mías. Y las mías las vuestras.
Y la felicidad ha dejado de ser un objetivo en mi cabeza para ser un sentimiento en mi Corazón.
Hoy he sentido que el mundo es mejor de lo que lo era ayer. Que había cambiado. Y que lo hemos hecho nosotros. Y que cuando veo vuestros rostros entre parpadeos, como una sombra translúcida inyectada entre mis pupilas y el viento, no forman parte del pasado, sino de éste momento.

Hoy no tenía palabras para describir lo que sentía, hoy he sentido las palabras que he escrito.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s