Herrero

Quisiera ser siervo
de tu cuero yo esta noche,
y andar descalzo contigo
sin nada que desabroche.

¿Crees que puedo andar descalzo
en el cielo de tus brazos?
¿Pisando el aire amortiguado
de tu vientre a martillazos?

Cae la prisa bajo el tiempo
cuando me haces de envoltorio,
y en el Yunque de mi Acero:
Amoldas mi fuero interno.

Saltan chispas entre golpes
salpicando pieles torpes,
y el sudor que las aplaca
es el fuego de esta ráfaga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s