Otro Día

Hay Días que suceden sin apenas percatarte, Días que apenas recuerdas.
Días, que pasas tumbado entre colchones o alrededor de centenares de voces que no quieres escuchar, que solo escuchas la tuya y, todo lo que este mas allá, No Esta.
Hay Días que el mundo no existe, o, mejor dicho, que tu no existes en el.
Hay Días soleados y Nublados, pero eso no importa, porque solo es Otro Día Mas.

Otros Días, comes dulces y helados, tratas con policías bastardos que intentan evadirte y joderte, pero que no lo consiguen.

Te sientas a fumar shisha con grandes Amigos y pequeños nuevos en una playa Persa y, sin darte cuenta, estás dando bandazos en una lancha motora que se cae a pedazos a máxima velocidad.
Pilotada por un loco Persa y su Árabe amigo, tocando el agua con los lados de la barca y rebotando a destajo con las olas, rompiéndolas, sin miramientos, con un Maldito Australiano aplastado en el suelo que, de haber podido, se habría atado con cien cadenas de acero, o mejor, se habría incrustado en el, fundiéndose.
Otros días incluso la pilotas, aunque un tanto errática y descontroladamente.
Encuentras gelatinas en la orilla del mar, y medusas, que, pequeñas, encajan perfectamente boca abajo en nuestras manos.
Hablamos con caballos jóvenes y desgastados, y en lo que podemos, les mimamos, les amamos.
Caminamos, sin prisa, cerca de la Costa, aunque la carretera sea fea y sucia; el Sol anaranjado se posa al otro lado, justo enfrente nuestro. Y niños y jóvenes Persas pobres y marginados te llaman desde el otro lado de la calle, y, aunque haya Días en los que los ignores y tan solo camines al Frente, Otros Días, te paras, cruzas la carretera y hablas con ellos. Les consigues algo de comida e incluso Tú comes un poco, porque también tienes hambre.
Se la das, aunque aquella buena gente que te lo ha dado te condicionara a no hacerlo, más allá, en la arena de la playa y las rocas, donde los niños corren y las niñas juegan y viven sin reparo. Salvajes.
Son días Largos… y Cortos.
Llenos de emociones, pero entre todas ellas, prevalece la paz en el corazón, y la sonrisa en los labios.
Y aunque tengas el pecho a rebosar de vida e ilusión, te hacen fotos de pájaro, de muerto a ojos abiertos. Y boteros desprecian a tus amigos, solo por ser niños y Persas, aunque eso en realidad de igual, porque nosotros, nosotros sabemos que eso no es así, y él, él también.
Hay Días en los que puedes enseñarle a alguien, que se puede vivir de Otra Manera, que Es Posible. Que No hay Limites, que el Dinero No Importa, que incluso sin el, puedes permitirte ayudar a otra gente.
Estos Otros Días son Agotadores. !!DE VERAS!!
Incluso cuando ya te has dormido sin querer, sudando sobre una raída alfombra en una cama torcida y con caída doble en la habitación mas roñosa de todo Irán, te despiertan con agua fresca para beber y un helado que en teoría sonríe, y te ofrecen una invitación sexual a través del portal de todas las sutilezas. Pero estás tan cansado, que la desairas, que duermes.
Aunque no sepas si es tarde o pronto; eso no Importa.
Porque mañana, mañana será Otro Día.

Yo enVicentado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s